Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 julio 2010

Día de playa…

Hoy jueves, 22 de julio de 2010… Ha sido un día…, ciertamente extraño.

Fantástico. Diferente. Muy peculiar…

La mañana… Cansada. Muy cansada, tanto psicológica, como físicamente.

El día anterior hice ejercicio, abdominales y eso. Y hoy me levanté temprano para ir a andar… Como no podía ser de otra forma, no duermo bien. Cansada. Muy cansada.

Pasé la mañana intentando escribir. Bueno, escribiendo mucho…, pero sobre mí, sobre lo que siento, sobre todo lo que me está pasando. Lo que estoy sufriendo… Sobre lo malo y lo bueno también.

Pero nada literario… Quizá sea por todo lo que estoy viviendo… Estoy muy intimista, muy para adentro… No me sale escribir ficción… Todo lo que intento plasmar sobre el papel, acaba teniendo que ver con lo que estoy sintiendo… Así no hay quien pueda…

Sin embargo estoy dando lo mejor de mí. No salgo corriendo. No busco una excusa… Me quedo sentada delante de la pantalla del ordenador, y lo intento una y otra vez. Una y otra vez. Una y otra vez. Escribo, borro. Escribo, deshecho. Escribo…, escribo…, escribo.

Últimamente he comprendido que eso es también ser escritora. Y me siento, de alguna forma, orgullosa de mí.

A las dos y media del mediodía llega Montse. Viene a traerme el antibiótico de Armand, porque se va de servicio…

¡A la playa!

Uffff!!! Qué pereza. Sólo de pensarlo me dan los siete males. Servicio de 3 a 8 en la playa, arena, salitre, humedad, el sol abrasador del mediodía…

De repente, va y me dice: Deberías de venirte conmigo…

Jajaja!!! ¿A la playa? ¿Con arena? Tú estás loca!!!

– Venga, ponte el bañador y vámonos… Anímate. Venga! Haz una locura… Es tu momento…

No puedo decirle a Montse que no. Además, tiene razón. Me apetece hacer una locura…, una tras otra… De hecho, en eso estoy hace tiempo…

Y…, sin darme cuenta, ahí estoy, envuelta en un pareo que me parece demasiado sexi a priori, camino a la playa…

Ha sido… ¡Fantástico!!!

Cinco horas tumbadas en una cómoda hamaca, charlando de todo lo que nos está pasando a ambas… Tomando el sol. Bebiendo fresquito… Conociendo gente… Carlos… Ibrahim… Ha sido… ¡¡¡No sé cómo explicarlo!!!

Lo más importante es cómo me he sentido!!!!

No puedo expresarlo con palabras…

Me siento… Bien. Increíblemente bien. Extrañamente bien, porque hay cosas que, mientras, siguen doliéndome. Cosas que me atenazan el alma…

Todo lo que ha ocurrido últimamente ha abierto de nuevo heridas que no estaban curadas aún… La depre… Mis ideas autodestructivas… El dolor por los que ya no están… Por los que quedan sufriendo…

Todo lo acontecido está removiéndome por dentro… Alterándome primero, frenándome después, volviendo a agitarme… Hurgando donde duele…, donde todavía me duele… Mucho. Turbándome. Aturdiéndome. Intentando destruirme de nuevo…

Y no es normal que estando tan afectada, de repente sea capaz de encontrar el camino para sentirme bien. Tranquila. Animada. Feliz. Por eso digo que me siento extrañamente bien…

Mi moreno…, mucho más moreno por cierto, ha adquirido un bello tono dorado…, el sol de playa…

Y mi ego ha recibido varias inyecciones de autoestima… No pensé que un día de playa fuera capaz de obrar semejante milagro… Carolina va a sentirse muy orgullosa de mí… Mucho…

Bien. Pues ése ha sido mi día….

Quería dejar constancia aquí porque me parece importante… Porque me siento nueva. Porque la vida, que parecía estar frenándome por otros caminos, ha decidido hoy echarme un cable… Y yo siempre he creído en eso de “es de bien nacido ser agradecido”…

Y ésta es mi forma de dar las gracias. Escribiéndolo. Dejando constancia. Algo así como un “hago saber” que sé que no leerá nadie… Pero no me importa. Lo que escribo aquí es sobre todo por mí. Para mí.

Sé que son sensaciones… Y las sensaciones pasan. Se transforman. Se desvirtúan… Acaban convirtiéndose en otra cosa.

Cuando mañana por la mañana vuelva a levantarme, vuelva a sentarme ante el ordenador, y vuelva a bloquearme. Cuando vuelva a sentirme mal, porque soy consciente de que eso va a pasar… Entraré aquí y leeré esto… Y volveré a sentirme bien… No tanto como ahora, lo sé. Pero me ayudará. Siempre me ayuda… Y cuando se está tan mal como ahora estoy, cualquier ayuda, por pequeña que sea, es una gran ayuda…

Por lo tanto esto es un regalo que me hago a mí misma…

Para ti, Beatriz, porque como dice Montse, ¡soy una mujer fantástica! Porque me lo merezco. Sobre todo, porque si no me lo digo yo, ¿quién me lo va a decir?

Y, sin embargo…, síííííííí!!!! Es cierto, tengo MUCHOS defectos… Soy impulsiva, demasiado sincera, demasiado intensa… Visceral. Apasionada cuando a lo mejor no toca. Una mezcla absurda de joven ingenua y mujer carnal… Soy honrada aún a riesgo de que no se me entienda…, aún a riesgo de parecer un poco desequilibrada. Soy excesivamente comunicativa, expansiva, efusiva… Arrolladora en ocasiones. Como un tren a toda velocidad, que es complicado parar…

Por todo ello puedo resultar cansina. Es difícil, a veces, seguirme el ritmo. Lo sé. Soy muy exigente en ocasiones. Lo soy con los demás porque lo soy sobre todo conmigo misma… Pero eso no es excusa. También lo sé.

No importa. Soy así. Y me gusta. Tengo que recordarme que me gusta. Sobre todo ahora. Precisamente ahora.

Mañana, cuando vuelva a sentirme mal, cuando me avergüence de mí misma una vez más… Entraré. Leeré esto…,  y una vez superado el primer golpe de bochorno, cuando se me extinga el rubor de las mejillas…, recordaré lo viva que me he sentido hoy, me sentiré orgullosa de mí misma por haber escrito esto… Y sonreiré.

Al menos. Eso espero.

Bueno… ¿Qué más puedo decir?

Acertaste…

 

Don’t stop me now!  ;)

 

 

Anuncios

Read Full Post »