Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 marzo 2012

Ayer fue jueves 22 de marzo, -obviamente la publico hoy, pero la escribí hace días-. Día de goteros.

El tercer gotero.

Hoy estoy “mueta”.

La verdad es que no sé cómo estoy aquí sentada…

Se me cierran los ojos. ¡Solos!

Pero estoy tan contenta que podría explotar ahora mismo, y llenaros la pantalla de serrín… Jajaja… Y me cuesta mucho dejar pasar la oportunidad de gozar lo que voy a gozar escribiendo…, por un quítame que no pueda ver lo que escribo porque se me cierran los ojos y se me cae la cabeza encima del teclado… Jajaja…

La analítica previa al gotero, otra vez: PERFECTA!!!

Al doctor Carañana, mi oncólogo, que es un hombre eficiente y muy correcto pero nada…, lisonjero o adulador, por decirlo de alguna forma, se le notaba ayer más cómodo, distendido y contento…

Cuando entramos a la consulta, levantó la vista del ordenador, me miró, y exclamó: ¡Qué guapa estás! Jajaja… Es como si se sorprendiera!!! Jajaja… ¡Pues qué me iba a decir! Claro, que esto le dio alas a Alva… Ves como no sólo lo digo yo, ves que como se te muy bien, ves como… Bla, bla, bla… Jajaja… ¡Tan lindo!

Y toda la consulta fue como… ¡Una fiesta! Adoro esa sensación de que situaciones “normales” se conviertan en una celebración de…, de… VIDA!!!!

El doctor Carañana, que es un hombre atractivo, pero ayer nos pareció a Alva y a mí, que estaba aún más guapo, y su encantadora enfermera… ¡Merde! Que ahora no recuerdo si es Julia o Luisa… Cómo lo siento… Pero he conocido y sigo conociendo tanto personal sanitario nuevo, y de todos trato de quedarme con el nombre para poder dirigirme a ellos por él…, que estoy un poco confusa. Además Julia se llama una de mis compañeras de “gotero” una señora encantadora, ¡más linda!… Y creo que ayer llamé Julia a la enfermera, que por cierto no me dijo nada, pero creo que es Luisa… o_O

En fin, que el doctor Carañana y Luisa (?) estuvieron magníficos, y siento que nos quedamos los cuatro con una sensación…, muy agradable ellos, y MARAVILLOSA nosotros… Les agradezco tanto ese trato tan humano, tan cordial, tan distendido y en confianza… Nos da mucha seguridad. Estoy convencida, de que “eso” me ayuda a sanar también…

Alva y yo levitamos en esos casos… En serio que tengo esa sensación… ¡Es genial! Fuimos a tomar algo a una terracita mientras preparaban los tratamientos, y fue un lujo de ratito… Qué cara de tonta felicidad teníamos!!! Qué gustazo… Qué afortunados… Qué asco!!! Jajajaja….

Y luego, ya en la sala de goteros…

Dios!!! Cómo querría transmitiros lo que es para mí… Lo que siento. Cómo me siento… Cuando estoy allí.

Imagino que no todo el mundo me entiende, porque por desgracia no todo el mundo se lo toma -puede tomárselo- así… Yo lo entiendo. Y lo respeto. Pero lo lamento tanto… Quisiera poder contagiarles mi alegría…

Yo entro en la sala, y nada más estar dentro… ¡Ya me siento mejor!

No veo enfermeras… Veo ángeles que se mueven en torno a nosotros, -los que estamos allí para curarnos- con “bolsitas de Vida” que nos ponen con toda su profesionalidad y amor… Es un sitio mágico.

A mí se me pone la sonrisa y ya no se me quita en todo el rato.

Algunas personas me miran raro, como si estuviera un poco “p’allá”… Jajaja… Pero a mí no me importa, ¡en serio! Al rato veo como esas mismas personas, acaban sonriéndome cuando nuestras miradas se cruzan… Es muy reconfortante…

Alva fuera, -y siguiendo la costumbre que yo instaurara cuando sus goteros-, me escribe y luego, cuando entra a verme, como cada media hora o tres cuartos, que me trae zumito de naranja recién exprimido, me entra “las cartitas” y cuando se va, yo sufro un ataque de risas y llanto a la vez, que acaba por mosquear a todo el que anda cerca, pero… ¿qué más da?

¿Cómo no disfrutar a pleno pulmón del placer de que alguien te haga reír y llorar, -de risa, de emoción, de amor- mientras por la vena te entra algo que está ahí sólo para luchar por tu vida? De verdad, ¿no os parece digno de celebrarse con todas las risas y lágrimas del mundo?!!!!

Pero aún pasó algo más especial… Casi se podría decir que tuve un momento… ¿“místico”? Uf! No sé cómo llamarlo…

A ratos me pongo la música a todo volumen con los auriculares… Y creo alcanzar la gloria… ¡Dios! La música me vuelve loca… De hecho, en una de las ocasiones que entró Alva, me tuvo que tocar una pierna, porque estaba yo recostada, los ojos cerrados, vocalizando “I was born to love you” de Queen, a susurro en grito, y tocando un solo de guitarra, mientras movía rítmicamente la cabeza como si aún tuviera mi melena hevilona… Jajaja!!!

– Pero no estaba cantando en voz alta, ¿no? –le pregunté aterrorizada.

No. No. Parece que no… Pero claro, un poquito sí tiene que llamar la atención. Pues mira, para el que se alegra de verme así, me alegro por él. Para el que se sorprende y no termina de comprender, para que tenga algo con lo que distraerse. E incluso para el que me critique la actitud, pues…, mientras piensa en eso, más rápido que se le pasa el tiempo de gotero. ¿No? Yo no falto a nadie, ni molesto. Es otra forma de vivirlo. Y de todo tiene que haber. Creo que yo doy una nota de color distinta… :) Y sinceramente, creo que no le viene mal a la situación…

Bien. Pues desde Queen, a Michael Jackson, pasando por la Streisand o Whitney Houston, Deacon Blue o Prince, ahí estoy yo gozando como una loca, parándome de vez en cuando a contemplar cómo el bendito líquido destila gotita a gotita hasta el fondo de mi alma, pasando por mi cuerpo… :)

Es una sensación casi frenética. Arrolladora. En ese momento de comunión entre la música y yo, nada más existe. Es como cuando bailaba de jovencita. Solas la música y yo. Como en una burbuja aislada de todo… Del entorno, del cáncer, del aire que respiramos, del suelo que pisamos, del bien, del mal… Del ayer, el mañana…

Es una sensación…, casi irreal. Es como si me saliera un poquito fuera de mí, y pudiera verlo todo con otra perspectiva. Estoy allí y en todas partes. Desde fuera y arriba. Más objetiva, más lejana…, y a la vez, completamente desde dentro. Desde mi esencia. Desde lo que de verdad soy si quitamos muchas cosas que son meros adornos…

Y en esas estaba… Tan absurdamente feliz… Cuando acabó mi carpeta de música y entró una canción que Alva tiene en el Mp4… Es Amaury Vassili, cantante lírico jovencito, que representó la pasada edición en el concurso musical de Eurovisión, a Francia, con una canción que se titula “Sognu”, cantada en corso. Yo no entiendo mucho de “lírico”… Y no me importa, no quiero ganar ningún concurso. Lo bien cierto es que…, esta canción no me pone los pelos de punta porque…, ¡¡¡ya no me queda ni un sólo pelo en todo el cuerpo que ponerme de punta…, jajajaja!!!, menos en la cara y la cabeza… Pero…, fue…, escalofriante…

Si tenéis un minuto que perder, escuchadla. Pero yo os recomendaría humildemente que lo hicierais con auriculares, a todo volumen, y con los ojos cerrados. El vídeo no es que esté mal, pero creo que “entra” mejor con los ojos cerrados…

 

Dejaos penetrar por la música… Dejad que os colme por dentro hasta que se os salga por la piel… Dejad que acaricie vuestros recuerdos, que se dé una vuelta por vuestro presente, que haga un boceto sobre vuestro más inmediato futuro… Paladeadla… Retenedla… Acomodadla en el centro de vuestra esencia e intentad sentirla desde ahí… Que fluya por vuestra sangre… Que os pasee a su ritmo. Que os bañe, que os excite, que os confunda, que os relaje…

(No es heavy, mi preciosa Sonia… Pero tengo curiosidad por saber qué te parece… :)

Yo no sé exactamente qué ocurrió… Imagino que fue la conjunción de muchas cosas… La alegría que llevaba por las buenas noticias que nos había dado Carañana. La paz y el buen rollo que siempre me da la sala de quimioterapia. La esperanza de vida que voy hallando día a día. Todo el amor que cada día recibo…, sí, ¡el vuestro! :)  Las maravillosas cartitas de Alva. La sonrisa de Julia. Todo el subidón que llevaba acumulado ya con tanta música que había ido calentándome el alma…

Y de repente llegó esta canción…, y fue…, como si de alguna forma entrara en trance. Las lágrimas se me caían en gruesos regueros mejilla abajo…, silenciosamente… Entonces sí me quedé muy quieta… Me sentía invadida por una sensación indescriptible, pero de la que fui obstinadamente consciente…

Pude verme desde fuera y desde dentro a la vez… La Beatriz que soy. Con todos mis defectos y virtudes. La que me gusta, la que no soporto. La sabia, la imbécil. La madura, la que sigue siendo sólo una niña. La que puede ganarlo todo, la que lo pierde. La que siempre quiere echar para adelante, la que no puede evitar dar un paso atrás. La que ama intensamente, la que se niega a aprender a odiar. La cobarde, la valiente. La que siempre lo quiere todo, la que es feliz con lo que hay. La que vive con los pies en la tierra, la que no puede dejar de soñar. La hija. La hermana. La amiga. La amante.

Una persona más. Una persona normal. Una persona fascinante. Como todas y cada una de las vidas que me rodean. Ya sabéis, un maravilloso puntito, universo entre universos…

Fueron tres minutos… Tres escasos y larguísimos minutos en los que me sentí… Terriblemente grande y especialmente pequeña. Perennemente viva. O no. Y como dice el poema: “¡Y entonces comprendí por qué se llora! ¡Y entonces comprendí por qué se mata!” Y en un arrebato comprendí también por qué se muere… Aunque lo más importante es que entendí, -por encima de todo-, por qué se vive… Y me sentí más viva que nunca…

Aunque no podría explicarlo ni que lo intentara durante cientos y cientos de palabras… Pero fue un momento sublime que todavía no me ha abandonado del todo.

Quería, aunque os resulte extraño, aunque no haya conseguido apenas esbozarlo…, compartirlo con vosotros…

Porque todos deberíamos poder sentirnos así… Por encima de lo que somos. O de lo que creemos que somos. O de lo que pensamos que creen los demás que somos… Sólo nosotros, desnudos ante nosotros mismos. Sin maquillaje. Sin perfume. Sin… ¡pelo! Jajaja…

Con lo mejor que tenemos. Con lo peor. Pero con la capacidad de sentir…, ¡intacta! Con la facultad de amar en todo lo alto…, como único estandarte.

Amar. Sentir. Emocionarse. Vibrar… VIVIR.

Mantener despierta la cualidad de sorprenderse. De conmoverse. De trastornarse… Turbarse con una mano que nos recorre, como distraídamente, -¡tan, cómoda!- la espalda, la cintura, la cadera… Anhelar más. Más calor. Estremecerse. Excitarse. Agitarse y temblar.

Intuirse… Reconocerse… Saberse Viva.

¡Viva! A pesar de la mucha muerte…

Porque como dice Matthieu Ricard, un excepcional budista occidental -gracias Primi y Maika-:

“Vivir las experiencias que nos ofrece la vida,

Es obligatorio.

Sufrirlas o gozarlas,

Es opcional.”

Y ésa ha sido una de las consignas de mi vida…, intentar siempre disfrutar…, y hacer disfrutar a los demás. Creo que eso me ha salvado muchas veces. Pero…, no creáis, no tiene mérito. Yo venía con esa prestación de fábrica…

Es cierto que a veces la vida aprieta y por momentos tienes ganas de tirar la toalla. De mirar hacia otra parte. De abandonar la carrera. De relajarte hasta perder el rumbo. De enfadarte, decepcionarte. Claudicar.

Y en esos momentos siempre ocurre algo fascinante… Alguien aparece, como de la nada, a recordarte que eres fuerte, digna, capaz. O tú misma, de repente, te encuentras con algo que te devuelve a ti… Algo que escribiste. Algo que pensaste. Algo que viste. Algo que sentiste, y que quedó registrado en tu alma…, y viene a rescatarte de ti, recolocándote de nuevo en el mundo…

Así me siento muchas veces. Salvada por cuanto me rodea. Y así me quiero. Sí. Aunque suene mal. Aunque sea políticamente incorrecto confesarlo…

Pero hoy…

Hoy me siento nueva…

Con un cuerpo terriblemente cansado. Pero nueva. A mitad de un camino largo, tedioso y a veces cruel. Pero nueva. En manos de un destino que no controlo y que tiene en realidad el poder. Pero nueva.

Nueva. Libre. Entera. Capaz. ¡Incluso hermosa!!!! Jajaja…

Nueva para empezar desde cero.

Libre para seguir siendo yo.

Entera para poder con todo.

Capaz para no cejar en el intento…, cada vez.

Y hermosa. Por seguir teniendo la capacidad de ver la belleza en todo lo que me rodea… Incluso…, y eso era lo más difícil…, en mí.

Sí. Estoy aprendiendo mucho gracias al cáncer. Mucho. MUCHO.

Hace tiempo que no me quería tanto. Ni tan bien. En realidad, creo que nunca me había mirado de forma tan objetiva, y aceptado lo que veo con tanta serenidad.

Serenidad. Para mí, eso, es un gran paso.

Sin olvidar que eso me hace ver más y mejor a mi alrededor…

Ayer, sin ir más lejos… Vi, a la vera del camino, mientras Montse me llevaba al médico, para una revisión ocular por el azúcar -gracias, mi amor-, las primeras amapolas de la primavera…

Y menos mal que iba con Montse, y pude reaccionar igual que si fuera sola, y expresar todo lo que eso me hizo sentir… Qué placer poder emocionarse con algo tan pequeño. Tan trivial. Viva lo pequeñito. Lo humilde. La belleza de lo efímero. De lo perdido…. El síndrome Stendhal al poder!!!

Estar. Y sentirse Viva… ¡Bendito!!! No hay nada igual.

Porque amar lo más insignificante…, lo que es casi nada… Me lleva a amar también lo más grande… Todo.

¡¡¡Lo quiero todo!!!

Y se me desatan todas las apetencias!!! Las más sencillas y las más complejas. Las dulces, las saladas. Las legales. Las prohibidas.

Y quiero más de todo, ¡y en grandes cantidades! Quiero perversas tormentas y plácidos atardeceres. Quiero luna y sol y estrellas, ¡todo a la vez! Jajaja…. Quiero noches oscuras y amaneceres que pinten de ámbar el cielo. Quiero sonrisas que me saturen la boca y lágrimas que me pillen por sorpresa. Quiero rojo vino en copas hermosas y mucho té de aloe en tazas humeantes. Quiero paz. Y quiero lucha. Gritos de alegría, palabras de amor, susurros al oído… Quiero no poder parar de escribir. Y bailar. Y salir a andar. Y nadar este verano. Quiero cenas eternas y desayunos con mermelada de fresa.

Quiero poder tomar el sol hasta que mis pechos parezcan dos panes redondos recién horneados… Quiero no tener que pensar en la muerte. Quiero telegramas con buenas noticias. Y que la vida tenga banda sonora. Tu propia banda sonora. Y que puedas oírla sin aparatito alguno allá por donde vayas… Y bailar!!!! Y que nadie se sorprenda si me ve bailar, porque soy sólo una más…

¡Quiero besar! ¡Que me besen! Deleitarme, rendida en cada beso, y ver besos allá donde mire… Y que me abraces… ¡Abrazar! Abrazos lentos, cálidos. Muy estrechos. Muy largos. ¡Y quiero sexo! Gozar. Sentir que todo mi cuerpo está vivo. Excitarme. Agotarme. Disfrutar. Que me toquen. Tocar. ¡Que todo el mundo se toque! Que disfrute. Que sonría estúpidamente por las mañanas cuando va al trabajo. Quiero, también, que todo el mundo pueda ir por las mañanas a trabajar…

Quiero que se acaben las guerras y se mueran los que las engendran. Quiero telediarios sin malas noticias. Cárceles convertidas en invernaderos. Invernaderos reconvertidos en hospitales de flores heridas. Quiero niños felices. Adultos felices. Ancianos felices. Quiero, por lo menos, que todos lo intenten. Quiero borrar del diccionario un montón de palabras que sobran, y dar pábulo a palabras preciosas que están por inventar… Y quiero beberme el zumo de naranjas prohibidas… Sobre todo esas dulces gotas que corren cuello abajo cuando muerdes la vida de un solo bocado.  ;)  Y no quiero nunca perder ese apetito por cada naranja que me encuentre en el camino…

Y quiero caminos. Y perderme. Y encontrarte. Y volver a empezar.

Quiero un poco más de vida antes de la mucha muerte…

Quiero lo que ya tengo. ¡Ganas! Inagotables ganas de vivir.

Y que tú también las tengas. Eso quiero.

No es tanto, ¿no?

Pues, hale! A vivir!

MIL GRACIAS A TODOS.

Con amor.

Anuncios

Read Full Post »

 

 

No está siendo fácil.

Ni tan difícil tampoco.

Es, sólo, radicalmente diferente.

Desconcertante muchas veces.

Muy cansado.

Lo peor es la sensación de no tener el control. De estar en manos de “lo que vaya viniendo…”

Esta jovenzuela que os mira desde el pasado…, una noche cualquiera, antes de salir de marcha, sorprendida en el cuarto de baño por su hermano -más jovenzuelo aún, apenas un adolescente…, yo debía tener como 18 ó 20 años, y mi hermano recién cumplidos los 14 ó 16-, estaba comenzando a Vivir su vida de futura adulta en el mundo…

A pesar de lo seria que estoy, -imagino que estaba tratando (inútilmente, jajaja!) de poner una cara interesante, y es que a mí se me ha dado siempre muy mal el temita de posar para las fotos… :( -, era un mujer feliz, que venía de una de las infancias y adolescencias más felices que yo conozca…

El mundo se abría ante mí con todas las maravillosas posibilidades existentes, y un puñadito más que yo -estaba convencida- sería de capaz de inventar para hacer de mi vida, una Vida cuanto menos feliz.

Y bien. Así ha sido.

Se podría decir que esta foto conmemora, -de alguna forma- uno de los diferentes re-nacimientos que, desde que venimos al mundo, vamos asumiendo según quemamos etapas y vamos construyendo nuestro camino.

Y hablando de fotos que marquen un antes y un después en nuestras vidas, y vista ya una de mi pasado más remoto, ahora tocaría una de mi más rabioso presente… Importante momento de re-nacimiento también… :)

Se puede decir que…, la primera foto, es la de una mujer que estaba en un momento crucial de su vida… Acababa de nacer a su vida de adulta… Momento fascinante donde los haya.

Y ésta…, también!!!!

Sí, porque ésta que os mira, agarrándose de los pelos -cortados ya-, haciendo el tonto con Montse, es la de alguien que acaba de nacer a la vida. Otra vez.

Y os juro que las dos… La de la primera foto, y la de la izquierda de ésta…  ¡¡¡Soy yo!!! Jajajaja…

Vale. Hace dos semanas y tres jueves, el día 1 de marzo de 2012, yo, una vez más…, volví a nacer.

He querido escribir desde entonces para contarlo, y de hecho así lo hice, pero por una cosa u otra no he conseguido plasmarlo definitivamente y acabarlo, y “subirlo” hasta hoy.

Pero ese jueves fue un día feliz. Muy FELIZ.

De hecho, fue uno de los días más felices de mi vida.

Desde ahora, el 1 de marzo será la segunda fecha de mi cumpleaños. :)

El jueves 1 de marzo era un día muy importante. No sólo porque al ser día de gotero -el segundo de los ocho de quimioterapia que tienen que hacer por salvarme la vida-, me hacían la analítica previa, sino porque ese día…, se despejaban también otras muchas dudas con respecto al futuro más inmediato de mis días.

Vaya por delante que la analítica previa, que es la que dice si podrán darte el gotero o no, dependiendo de los resultados del hemograma…, salió PERFECTA.

Dijo el doctor Carañana, mi oncólogo, que estaba tan sana como antes de ponerme el primer gotero.  :)

Pero no era sólo eso lo que se dirimía ese jueves… Sino los resultados de esas pruebas que quedaban pendientes, y que iban a determinar, para siempre, la forma de mi vida…

Esas pruebas, -el rastreo óseo, la revisión ginecológica y la ecografía de abdomen, estudiando hígado, páncreas y riñones-, eran definitivas para saber si el cáncer de pecho era una metástasis de algún otro órgano con cáncer, o quizá él se había extendido, o sólo se quedaba ahí, donde ya está, en un cáncer de mama y punto.

Imagino que comprenderéis la diferencia…

Pues bien, todas las pruebas han dado NEGATIVO. Falta el resultado de la citología, pero la ginecóloga dijo que la ecografía interna estaba bien, todo normal, así que todo hace presagiar que por esa bendita zona no hay nada malo… Pero a mí me preocupaba mucho el rastreo óseo, y sobre todo la ecografía abdominal… Conozco, por desgracia, algún cáncer que empezó pareciendo un cáncer de pecho “a secas”, y terminó siendo una ramificación de hígado, y tristemente no acabó nada bien… Aunque también es cierto que de eso, hace bastantes años. (Un beso enorme, “Sra.” Susana allí desde donde, estoy segura, sigue velando por nosotros, con su inmensa alegría. No la olvido.)

Por cosas así estaba aterrorizada.

Cuando el doctor Carañana confirmó que todo estaba bien… Que todas las pruebas habían dado negativas, yo… ¡¡¡Comencé a dar botes en la consulta!!! Botes de verdad, como un muelle!!! Apreté el brazo derecho contra mí, sujetándome el pecho, y…, venga saltar, botar y rebotar!!!! El doctor y la eficiente y maravillosa enfermera, Julia, no daban crédito y acabaron riéndose, contagiados de mi alegría… Y…, bueno, salí bailando de allí, y no dejé de hacerlo en todo el día… Tanto, que hasta última hora del día, el cansancio físico del gotero no pudo con el subidón de adrenalina, felicidad y Vida en vena -nunca mejor dicho- que yo llevaba.

Por cierto… Esta es mi mami, arreglando el desaguisado que hice en el segundo corte… De ése no pongo ni fotos… Jajaja… ¿A que está guapa mi mamá?

La siguiente será de cómo acabó esa mañana. Pero ahora sigo contándoos por donde iba… :) 

El jueves fue, junto al día de la operación, -en que cuando desperté miré bajo las sábanas y vi allí mi pecho, y la doctora Arlandis se pasó para decirnos que todo había ido más que bien…-, los dos días más maravillosos desde que todo esto comenzó, en plenas Navidades…

Además, ese jueves, borró de un plumazo todo el dolor, el sufrimiento y el miedo que hemos sentido todos estos días atrás…, desde que empecé a hacerme todas las pruebas…

Ya no existe ese dolor. Ni ese miedo. Es como si nunca hubieran existido. Ya no son útiles. Ya no tienen razón de ser. Ya son historia.

Hoy sólo me queda una ALEGRÍA inmensa, y una GRATITUD infinita a la vida, por ser, una vez más, tan generosa conmigo. Soy, definitivamente, un ser muy AFORTUNADO. La vida ha sido -otra vez- tan buena y benevolente…, poniéndome duras pruebas que pasar…, pero permitiéndome superarlas. Apretando, como dicen…, pero no ahogando…

Soy consciente de que…, no entiendo por qué, pero no todo el mundo tiene las mismas oportunidades… Ni está rodeada de gente especial y maravillosa…, como yo.  :)

Creedme. Difícilmente, en esta vida, se puede ser más feliz de lo que yo lo fui ese día. Y sigo siéndolo…, por supuesto.  :)

Y teníais que ver la cara de Alva…, mi chico! Se le ve tan guapo cuando está tan feliz…  :)

A pesar de que…

A ver…

¿Por qué he tardado tanto en escribir, entonces?

Bueno. Porque, como siempre en la vida, ha habido de bueno, y de no tan bueno…

Vale, hasta aquí la de arena… Ahora viene la de cal…

Pero antes…

¡Otra foto!

 ¡Qué perra!!! Jajaja… Hoy me estoy ahorrando buscar fotos en la Red… :)

Fuera de bromas… Quien me conoce a fondo sabe lo que me está costando poner estas fotos mías… Para mí es terapia… Jajaja!!! Pero, la verdad… ¡¡¡Es que me lo estoy pasando bomba!!!

Y después del corte -de la foto de antes-, cuando mi mami acabó, entré corriendo -huyendo del sol que no puede darme en la piel-, me maquillé un poco para la ocasión, y salí a inmortalizar el momento… :)

Jajaja….

Vale. Pero hablaba de lo que me ha impedido escribir y conectarme, -como me hubiera gustado-, durante todo este mes pasado…

Una, el cansancio. El cansancio por la quimio ha sido la tónica general de este último mes… Y está bien. ¡Os juro que no me quejo!

Aunque resulta muy extraño estar cansada por “nada”. Estar cansada “sin hacer nada”. Pasarte todo el día “descansando” y seguir rematada e irracionalmente “agotada”. Los ojos se me cierran. Me duelen las piernas. Bostezo sin parar… ¡Pero sin parar!!! A veces puedo pasarme dos o tres horas bostezando compulsivamente, mientras me lloran los ojos y comienza a dolerme la mandíbula… Jajaja!!! Es desesperante. Como cuando tienes hipo y no consigues quitártelo con nada…

Quieres “estar ahí”. Rebelarte contra ello. Luchar. Pero al final comprendes que no tiene sentido esa lucha… Si ahora toca estar cansada y no poder encender ni el ordenador, pues…, es lo que hay.

Lo que pasa es que esa lucha física se convierte en una lucha psicológica contigo misma. Todo el rato te dices que tienes que asumirlo, que tienes que dejarlo fluir, que no tienes poder para cambiarlo.

Y yo sé que “la capacidad de adaptación al medio” es uno de los rasgos más importantes de inteligencia.

– Has de ser inteligente ahora, Bea -me digo constantemente-. Déjate hacer. Fluye con lo que ahora te toca vivir. Ni te censures, ni te castigues. No te presiones. No pierdas la perspectiva tampoco. Esto pasará. Sólo tienes que resistir. Resistir. Resistir y aprender de lo que estás viviendo… Todo encierra una enseñanza. Quizá no un “por qué”.

No busco un por qué.

No necesito una explicación.

Sólo quiero tener la templanza, el valor y la perspectiva para pasar todo esto sin que “esto” no pase sencillamente por mí… Como sin tocarme. No. De todo se puede aprender y yo quiero hacerlo… Esto es demasiado “importante” como para pasar por ello de puntillas… Seguro que hay mucho que puedo aprender…

Y en ello estoy.

Aprender, por ejemplo, que mi maravillosa y larguísima melena de abundantes y negros rizos ya no está. Y no pasa nada. Parece una chorrada. Pero no lo es. Sencillamente hay que estar ahí. Hay que pasarlo… De todo se aprende…, si quieres. Y yo quiero.  :)

Aprender, -o recordar más bien, porque ya sabía…- que el Amor, como decía el doctor Bernard S. Siegel, en su maravilloso libro, “Amor, medicina milagrosa” (libro que leí por primera vez hace más de veinte años, y que de vez en cuando releo, y que os recomiendo encarecidamente…), es en verdad un medicamento prodigioso. Y que lo estoy recibiendo a manos llenas de muchos, muchos de vosotros. Y que recibir tanto Amor, es una bendición.

También que no lo he recibido de todos cuanto esperaba…, y eso, sino a curar, también está enseñándome cosas… Y aunque no todo es grato de aprender…, todo es importante aprenderlo.

Aprender humildad. Sí. Siempre me he visto como una persona poderosa con un cuerpo poderoso. Fuerte. A Alva le gusta presumir de que tiene una “novia fuerte”. Y es cierto!!! Soy “fuete”. Jajaja!!!! Soy de las que carga sin rechistar carretillas llenas de escombros; que en las mudanzas coge siempre los muebles más pesados; que no le hace ascos a tirar de sierra y talar con Alva, los troncos más grandes…

Y todo eso, ¡oye!, sin perder un ápice de femineidad, ni un puntito de glamour… Jajaja!!! Que el ser fuerte y atlética no está reñido con ser sexi y coqueta. Ni mucho menos!!! Es más, aunar los dos conceptos puede llegar a ser de lo más seductor… Jajaja… El caso es que nunca me ha gustado ser una blandengue remilgada. No me importa que lo sean otras si les va ese rollo. Está bien, pero a mí no…

Siempre me he sentido orgullosa de mis biceps, de mis abdominales (que siguen escondidas tras una capita de grasa en la barriguita), de mis poderosas y potentes piernas con gemelos de acero -de patinadora-… No soy una culturista. Tampoco es eso. Pero siempre me ha gustado estar fuerte y atlética… Siempre luchando contra las excesivas redondeces y los kilos de más…   :(     Jajajaja!!!!

Lo cierto es que mi cuerpo siempre ha sido importante para mí… Y hoy estoy teniendo que aprender que mi cuerpo tiene vida propia…, que sigue su propio ritmo, que está cansado y fuera de combate por más que yo me empeñe… Y sólo puedo aceptarlo. Y no dejar de sonreír.

Humildad…

Y que aún así es hermoso. Es útil. Es válido. Es precioso!!! Lo que yo decía -aunque no lo parezca… jajaja-, humildad, queridos… Humildad.

Bueno, pues justo al día siguiente de ese jueves maravilloso, es decir, el viernes 2, teníamos consulta con Cirugía. La herida parecía ya cerrada del todo, tenía muy buen aspecto, todo parecía presagiar que nos dirían que, en ese sentido, todo había acabado.

Pues…, va a ser que no.

La doctora Arlandis, que al principio se mostró muy contenta al ver la cicatriz… Imagino que satisfecha del resultado de su trabajo en quirófano, descubrió de repente una pequeña zona con aspecto “raro”. Pinchó. Y sacó…, no seroma, como hasta entonces…, sino pus!!!!

¡Vaya por Dios!

Y no poco… De hecho, había tanto, que allí mismo pidió un poco de anestesia local, el bisturí, y volvió a abrir por la cicatriz…  :(

Os ahorro la descripción de lo que ocurrió y os resumo las consecuencias…

Nuevo absceso descubierto. Teta abierta de nuevo. Herida mechada una vez más!!! Antibiótico otra vez. Y claro, otra vez candidiasis… :(  Amén de más dolor, obviamente.

Y un poco de frustración también… A ver. Me operaron el 16 de enero. La herida curó PERFECTAMENTE, en un par de semanas. Todo fue perfecto hasta que me quitaron los puntos. Fue entonces cuando empezaron los “problemas”, por decirlo de alguna forma… Tonterías, nada serio. Un punto infectado. Un poco de herida abierta y cicatrizando lentamente. Pecho lleno de seroma que hay que ir drenando. Nuevo absceso encontrado y herida abierta otra vez…

A ver… Que lo importante está bien. Lo sé. Pero este retraso en la herida “física”, ralentiza las cosas y no ayuda a hacer el día a día más fácil. Ni física ni psicológicamente. Que se está eternizando algo que debería estar ya bien hace más de un mes…  :(

En fin. Esto son incidencias de campo. Minucias, en realidad. Soy consciente. Son contrariedades. Circunstancias que no cambian lo esencial… Lo maravillosamente esencial!!! :)

Que estoy sana!!! :)

Sólo retrasan un poco el proceso de volver “físicamente” a “la normalidad”.

Y eso sí. Ponen a prueba constantemente mi paciencia. Mi capacidad de perspectiva. Para no enfadarme. Para no ofuscarme. Para trabajar con la idea de que lo importante está bien, y esto es algo que hay que pasar…, poniéndole buena cara al mal tiempo…  :) 

Resulta revelador observarse a una misma… Y más cuando ahora -parada por “el cansancio”- tienes tanto tiempo para pensar y darle vueltas a las cosas… Analizarse, autoevaluarse… También juzgarse sin poderlo evitar… Y, ¡maldita sea! Yo siempre he sido mi juez más dura, mi crítica más feroz… Ahora estoy teniendo mucho tiempo para trabajar eso y practicar lo de ser más paciente y benevolente conmigo misma…

Bien. Pues eso hay. En esas estamos…

Así ando…

Jajaja…

Dios!!!! La vida es… Sencillamente fascinante…

Para acabar, y una vez más, daros las GRACIAS, -y esa bendita palabra empieza a quedárseme muy pequeña-, a todos, por todo el cariño…

Aquí estoy. Aquí sigo.

Por último. Ésta soy yo, hace apenas unos días. Cuando yo solita, -no me preguntéis cómo- di buena cuenta de casi todo el pelo que me quedaba… Jajaja!!! Ni mi mami, ni Montse, -que han sido mis peluqueras oficiales-, podían creer que hubiera podido hacerlo yo sola. Hace apenas un par de días, Montse lo ha repasado, y sin tocar la parte de arriba, que aún se mantiene, dejó al uno el resto… Pero la verdad es que, aunque muy lentamente, sigue cayéndose… Dentro de poco, “la chica dura” -que me llama Alva- de la foto, pasará a estar “dura” del todo… Jajaja!!! Es decir, calvorota total…  :)

Me atrevería a decir…, que ha sido casi divertido ir pasando por tantas etapas… Además, creo que así ha sido más fácil para todos. Sobre todo para Armand, que es por el que más temía…

Parece que ha ido encajando las cosas, mi chico… Pero el pelo era algo que le obsesionaba… Cuando Montse, hablando con él, le explicaba que yo ya estaba bien, que todo había ido perfectamente, y que ahora sólo había que esperar que pasara la época de la medicina “dura”, y que había que estar muy contentos… Él decía: Sí. Sí… Ya lo sé… -Y al poquito añadía, bajando la cabeza- Pero se le va a caer el pelo…

Bueno, pues ya está casi todo fuera… Y el “Milagrito” lo está llevando mejor -creo- de lo que él mismo pensaba… Aunque quizá sólo esté fingiendo… Con Armand nunca se sabe. El enano es tan listo -y no me refiero sólo a su cociente intelectual, sino a su “inteligencia emocional”- que sabemos que en ocasiones nos engaña para que no suframos por él… Sí. Muy fuerte. Armand es así. Nació siendo un milagro…, y hoy, casi diez años después…, sigue siéndolo… :)

Bien. Pues creo que esto es todo por hoy.

¡Ah! Sí. Noticias de última hora… Llevo un par de días constipada!!! Minucias, claro, si no fuera porque estoy a una semana del tercer gotero. Y si estoy constipada, no creo que me lo puedan dar…, con lo bien que iba todo… ¡Merde! De modo que tengo menos de una semana para curarme…

Eeehhhh!!!! Yujuuuu!!!! Cuerpecito mío!!!! Escucha!!!! Espabila y recupérate pronto que tienen que darte otro chute de vida, y con eso no se juega… Ya harás el tonto en otro momento… Pero ahora toca estar a las duras…

Ya os contaré cómo va todo.

Ahora están por delante los días de Fallas… Gracias al cielo, aquí en el campo, retiraditos de Valencia, e incluso de Bétera pueblo, se vive todo más relajado…, aunque hasta aquí llegan los petarditos de los…!!! Jajaja… Vale, vale…, son cuatro días… Paciencia… :) 

Y si todo va bien, acudiremos a la Falla de Armand, -que este año es presidente infantil, porque su tía Pilar (la maravillosa super-hermana de Montse) es Fallera Mayor-, una mañana a tomarnos un chocolate con churros en “la chocolatá” tempranera, y el día de la Ofrenda…

Tengo una entrada del blog del año pasado, por estas fechas, hablando de la Ofrenda, -que se llama “Día de Ofrenda”-, donde hablaba de Pilar, de ese hermoso día de flores y música… Y de Rafa…, que ahora ha hecho el año que nos dejó… Recuerdo lo duro que fue…, cuánto lloramos…

Cuánto te hemos echado de menos este año, Rafa… Tal y como pensamos que sucedería… Aunque tu alegría, tu energía y tu espíritu, te juro que ha estado con nosotros… :) En serio!!! Lo digo de verdad!!! Es muy difícil que alguien como tú se vaya del todo… Impregnaste a tu paso todo, ¡tanto de risas!, querido Rafa, que has estado en todas las que este año hemos vertido… Nos enseñaste la Alegría de Vivir… Aprendí mucho de ti… Te estaré eternamente agradecida…, ¡guapo!

Te quiero y te recuerdo. (Es curioso que te escriba hablándote de tú, cuando siempre te hablé de usted… No sé… Me sale así…)

Y este año, decía, Pilar ha conseguido dos entradas en la Plaza de la Virgen…, lugar más codiciado de toda Valencia durante los dos días de Ofrenda y los siguientes, para su mamá Pilar, y para mí.   :)   Pidió tres, una para Alva también, pero sólo le han concedido dos, y es que ese es un temita muy duro… Pero Alva estará cerca de mí, y veremos entrar a la Plaza, bajo la atenta y dulce mirada de la Virgen… (A quien no entienda nada…, porque soy SUPER-ATEA, y anti-religiones, y sé que es raro leerme escribir sobre la Virgen de esta forma, por favor, que lea la entrada “Día de Ofrenda”… Si quiere, claro, es por no repetir la explicación aquí y ahora…)

 

Pues eso... Que veremos entrar a la bellísima Pilar, que este año está espectacular en su reinado (guapa! guapa! y más que guapa!!!!), y al maravilloso y cada vez menos tímido Armand, a la plaza… Y a Montse!!!! Que este año por primera -Y ÚNICA, jajaja- vez, se ha unido a la falla para estar más cerca de su hijo y su hermana, y desfilará también entregando, como ofrenda a la Virgen, su ramo… Va a ser MUY emocionante y emotivo… Y luego correremos a la salida de la plaza a unirnos con ellos en un abrazo envuelto en aromas de primavera, y música, y alegría, y nostalgia de los que ya no están… Y Pilar y yo lloraremos. Como siempre. Mucho. Abrazándonos fuertemente -todo lo fuerte que podamos, ella por el traje y yo por el pecho-, unidas por un sentimiento y una emoción más fuerte que nosotras…, y nos sentiremos increíblemente dichosas y afortunadas… Sé que será exactamente así… Lo sé. Muy intenso. Muy hermoso.

Gracias Pilar, -y Montse, y Armand- por TODO. Lamento que haya coincidido en el tiempo, tu reinado y mi cáncer… Me hubiese gustado -y lo sabes bien- vivir toda esta experiencia a tu lado, de otra forma… Pero las cosas son así, y hay que tomarlas como vienen… Y aún así…, DAR SIEMPRE LAS GRACIAS…

Por lo menos disfrutamos de la magnífica cena en tu honor la otra noche, donde -es cierto- me agoté mucho, pero disfruté aún mucho más… Me lo pasé bomba!!! Nos lo pasamos bomba!!! Hacía tiempo que no bailaba… Y el numerito de “Dancing Queen” fue fantástico!!! Cómo disfruté… :)

Y aún compartiremos estos días, si todo va bien, “chocolatá” mañanera -que le toca a la mamá del presidente infantil, o sea, Montse, mi chica…- y Día de Ofrenda…

OS QUIERO.

Bien. Pues ahora sí… Ya.

Ofreciéndoos esa risa sincera -la de la última foto mía, digo-, que es lo mejor que tengo. Un abracito cálido, lento y muy estrecho. Y toda la gratitud de que dispongo, hecha Amor… Hago un emocionado mutis por el foro…

:)

 

Pdt. ( O similar)-

PRÓXIMAMENTE:  “Agradecimientos” (O similar también. Lo tengo que pensar.)

ESTADO: En construcción. (O sea, que estoy ahí, dándole que te pego…)

POR QUÉ: Pues básicamente, porque me puse a daros las gracias a todos…, y esta entrada se hizo eterna… Así que pensé que daos las gracias a todos se merecía entrada aparte. Su propio espacio, su sitio… Su lugar en el mundo.

Porque Todos vosotros tenéis…, vuestro lugar en mi mundo… :)

 

 

Read Full Post »